Seis pasos para mejorar nuestras finanzas

0
402
Imagen cortesia de www.pixabay.com

Eres de las personas que no pueden ahorrar ni un poquito de dinero de su quincena, más bien te endeudas y comprometes tu próximo pago, entonces este artículo definitivamente es para ti.  Acá te dejaremos 6 simples consejos, que podrás implementar en tu vida, logrando resultados que no te hubieses imaginado, como por ejemplo el cumplimiento de metas simples como la compra de un vestido o la planificación, sin endeudarte, de unas vacaciones. Aplícalos y verás como mejora tu sistema financiero.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

  1. Tener claro el ahorro: cuando nos disponemos ahorrar debemos fijarnos metas, encontrarle un propósito a ese dinero que estamos guardando. Establécete propósitos de corto y mediano plazo, así te estarías habituando a la actividad del ahorro.
  2. Almacena tus recibos: esta es la mejor forma de tener un control del dinero que gastamos. Cada compra que realicemos debemos guardar el recibo, destina un lugar para que almacenes todos los del mes. Así podrás divisar mejor la cantidad de dinero que estas gastando durante el mes. También puedes realizar tablas en Excel donde vacíes la información del recibo de compra.
  3. Buscan el mejor precio: antes de realizar cualquier compra, visita más de un local comercial. Es mejor caminar un poco más, para buscar los precios más convenientes para nuestro bolsillo, un esfuerzo que vale la pena.
  4. Establecen prioridades: al igual que tus obligaciones mensuales, establece un renglón para las actividades de distracción. Colócalas en tu presupuesto mensual, esto te ayudará a visualizar y a destinar parte de tu presupuesto en cosas divertidas. Jerarquízalas como metas a mediano plazo.
  5. Saber negociar y saber cuándo hacerlo: nunca está de más solicitar algún descuento, claro esto dependerá del establecimiento que nos encontremos. Por lo general esto se puede aplicar en locales de pequeños comerciantes, como nuestro mecánico, sastre de confianza o nuestra estilista. Solo es cuestión de atreverse a preguntar si ese factible descuento.
  6. Siempre tienen un “guardadito”: dentro de nuestro presupuesto debemos destinar una cantidad para nuestro fondo de emergencias o colchón financiero. Este dinero lo tendríamos para ocasiones nada planificadas. Las emergencias están a la vuelta de la esquina y no sabemos si en algún momento nos puede ocurrir alguna de ellas, es por eso que debemos estar preparados para cualquier eventualidad. Y de no ocurrir nada podremos utilizar ese dinero para la inversión con el fin de reproducirlo.

Cada persona es un universo deferente, pero con la aplicación de estas premisas básicas podremos controlar nuestros ingresos, sin tener que realizar grandes sacrificios en nuestra rutina diaria. Recuerda que en la organización y en la planificación se encuentra el éxito del cumplimiento de cada una de nuestras metas. Ninguna de ellas será un imposible para nosotros.

Fuente: http://www.elle.mx/estilo-de-vida/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here