Reconoce y evade a los manipuladores

0
705
Imagen cortesia de www.pixabay.com

En la actualidad podemos encontrar a un sinfín de personas que practican si remordimientos la manipulación, la cual según Wikipedia se basa  en ser “una práctica destinada a influir en la voluntad o libre albedrío, por ejemplo, el lavado de cerebro y el control mental”. Pero ¿cómo podemos librarnos de este tipo de personas? ¿Cómo podemos evitarlos? Te ayudaremos a descifrar esas y otras interrogantes sobre el tema.

Los manipuladores suelen ser personas muy inteligentes – para poder manipular al otro y lograr su propósito-  y tan encantadores que rápidamente cualquiera cae en sus redes.

Las personas que tienen una autoestima baja, que no tienen claridad sobre sus límites y los de las otras personas,  que caen seducidas ante un buen discurso pudiendo incluso tener sentimientos de culpa por algo que no hicieron y son capaces de hacerse cargo de  determinada situación –que no les corresponde- son 100% manipulables. Esto se da porque dicha persona deja que las emociones nublen su juicio y no pueden ver la realidad de la situación.

Quienes tienen por hábito manipular a los demás siempre los van a guiar a hacer su voluntad, una de sus frases favoritas: “es por el bien de todos”. Tienen una personalidad de víctima o estilo mártir, necesitada y totalmente dependiente. Este tipo de actitudes en las personas se descubren con el pasar del tiempo, ya que muchas veces se dan a conocer inconsistencias entre lo que dice y lo que hace.

Este tipo de personas son conscientes de lo que hacen, manipulan porque así lo quieren.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

En los manipuladores “Hay que partir de la base de que son prácticamente inexistentes las posibilidades de cambio en estas personas al respecto de estas características, que no es poca cosa, ya que tiñe toda su personalidad.  El cambio en una persona se da a partir de que hay algo en uno que le hace daño a uno o a los otros relevantes de su entorno, hay un padecimiento, un dolor… al menos una molestia importante.  Se dice que ese rasgo es para uno egodistónico.  Esto quiere decir que es un elemento disruptivo, no se siente cómodo, perjudica.  Ahí hay entonces una posibilidad para poder intentar hacer algo diferente, para recurrir a algún tratamiento psicoterapéutico y trabajar ese rasgo que tanto nos perjudica.  Pero si recordamos que esta persona tiene una actitud más indolente hacia el otro y que no lo detiene ni la culpa ni el remordimiento las posibilidades de promover un cambio son casi inexistentes ya que falta lo más importante: un motivo.” http://www.revistabuenasalud.com/

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido acciones de manipulación, pero el problema radica cuando ese comportamiento se vuelve parte de tu rutina, se convierte en algo necesario y cotidiano en tus relaciones con los demás.

Fuentes:

http://www.revistabuenasalud.com/

https://es.wikipedia.org/wiki/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here