La Depresión: una enfermedad silente

0
1018
Imagen cortesía de www.pixabay.com

La Organización Mundial de la Salud ha catalogado a la depresión como una enfermedad, y más específicamente un trastorno mental. Por lo general se presenta en periodos reducidos, pero también puede ocurrir de manera grave y permanente en el tiempo, lo que en el peor de los casos puede llevar al suicidio.

Dependiendo del caso,  la depresión puede ser leve, moderada o grave. Sin embargo, puede dividirse en dos vertientes principales:

Trastorno depresivo recurrente: se caracteriza por la aparición de episodios de depresión que se repiten en el tiempo. Existe alteración significativa del humor, perdida de interés, y reducción de las actividades. Dependiendo de la intensidad de la depresión el paciente puede mantener interacción social, con las personas, y actividades cotidianas. No obstante, en los casos graves éste se retrae totalmente hasta el punto de limitar toda su actividad diaria.

worried-girl-413690_1280

Trastorno afectivo bipolar: el paciente tiene cambios bruscos en su estado de ánimo, es decir, puede mantener su estado de ánimo normal por períodos, y luego tener episodios repetidos maníacos y excesivamente depresivos.

depression-824998_1280

Generalmente la depresión es una enfermedad que no se diagnostica al inicio, ya que las personas afectadas intentan no demostrar su depresión a su entorno, y lo callan. Inclusive pueden ocultarlo hasta en los momentos más graves, por lo cual en muchos casos llegan al suicidio sin que sus familiares ni siquiera lo sospechen.

Por esto les mencionamos los siguientes consejos para detectar si alguna persona de su entorno puede tener depresión:

  • Se aparta de la interacción social por voluntad propia.
  • Quiere dormir constantemente, o lo contrario, padece de insomnio.
  • No tiene interés en sus actividades cotidianas como trabajar, estudiar, o en sus hobbies.
  • Se ha vuelto malhumorado, o su humor ha desaparecido.
  • Come excesivamente, o ha perdido el apetito.
  • Perdida de interés en actividades que antes disfrutaba.
  • Descuido en la higiene personal.
  • Falta de energía
  • Dificultad para concentrarse.

Si usted o su familiar se siente identificado con algunas de estas afirmaciones, o tiene pensamientos suicidas, tristezas y ansiedad continua, debe visitar a un médico especializado en el área que lo evalúe, y pueda diagnosticar el origen de la depresión, su tipo, su gravedad y cómo afrontarla. Por lo general, los tratamientos más comunes son la medicación con antidepresivos y la psicoterapia.

Si usted se encuentra pasando por una depresión, intente poner de su parte, poco a poco, saliendo, ejercitándose, realizando actividades pequeñas, y posponiendo decisiones importantes. En cualquier instancia, busque ayuda profesional.

Más información en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs369/es/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here