Cuando él es casado

0
740
Imagen cortesia de www.pixabay.com

Puede resultar interesante comenzar una relación con un hombre casado, pero recuerda que aquello que un principio te llenó de emoción y expectativas, con el pasar del tiempo se puede convertir en tu peor pesadilla.

  1. No estas en su lista de prioridades.

Vacaciones con los niños, aniversario de bodas, salidas a cenar, reunión de trabajo, en fin mil excusas para dejarte claro que primero que todo, está su familia. ¡No más! Por favor, date tu puesto y valórate, deja de revolcarte en tu propia desgracia y búscate a alguien que de verdad te respete y te merezca.

  1. Dejarás a un lado tu vida social.

Deseas con todas las fuerzas verle simplemente porque estás profundamente enamorada de él, pero no se puede, porque el señor tiene compromisos más importantes que estar contigo. Ya basta de que renuncies a tus planes para estar con él y que no lo valore. Recupera tu vida y deja de centrar tus pensamientos en una persona que no está dispuesta a dar el todo por el todo por ti.

3.Tendrás hijos sin ser madre.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Los problemas  con su mujer e hijos formaran parte de cualquier conversación. Seguramente te convertirás en experta en niños, sin ser madre aún. Te puedes zafar de esas conversaciones desviando el tema hacia uno que sí te interese. Eso sí, hazlo de manera disimulada. Tarde o temprano se dará cuenta que de algunas cosas es mejor no hablar contigo.

  1. Te sentirás abandonada y sola.

Es normal que una vez ese hombre sale de casa te invada un sentimiento de tristeza, porque sabes que irá a disfrutar de su legalmente vida número uno, esa que no le esconde a nadie y a la que seguro no quiere renunciar. Pero, tú no tienes porqué renunciar a tu vida, así que cuando, tras su partida, la tristeza te invada ve con una amiga o familiar de confianza y ten una conversación sobre cualquier tema menos sobre él o aprovecha y sal a correr un rato. Verás como regresas renovada y con unos kilos menos.

  1. La culpa se apoderará de ti.

El sentimiento de culpa no se hará esperar y pronto te sentirás culpable por lo que ocurre en la relación. Cuestiones como dónde te has metido, hacia dónde te lleva esta relación o cuál es tu cuota de responsabilidad en el alboroto que hay en sus vidas, constantemente, se apoderarán de ti. Pero, debes saber que si eres culpable de algo, es del tiempo que has perdido en una relación que para nada vale la pena. Así que termina ese noviazgo y sigue adelante con tu vida: nunca es tarde para volver a empezar.

Fuente: http://informe21.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here