Consejos para aprender a cobrarle a tus allegados

0
449
Imagen cortesia de www.pixabay.com

Cobrar es una de las actividades más incómodas y molestas, pues no es nada grato tener que “rogarle” a alguien para que cancele sus deudas, en especial si se trata de un amigo o un familiar. Además, claro está, de que los negocios no crecen a base de deudas. La única forma de recuperar nuestra inversión es afrontar la situación y exigir lo que nos corresponde. Y antes de que digas que “perdiste ese dinero”, queremos traerte estos consejos para que recuperes lo tuyo y no mueras en el intento.

Sé firme. Conversa con la persona sobre la situación, pero procura que sea en un lugar tranquilo y lejos de bebidas alcohólicas, ya que muchas veces pueden alterar a ambas partes. Recuérdale el trato al que habían llegado y si en algún momento se llegó a firmar algún documento haz uso de él, sin importar el tiempo que haya pasado. Tu deudor incluso podría ir a la cárcel por fraude.

Despídete del dinero. Sin embargo, contrario a lo anterior, si sabes que esa persona no puede pagarte porque su status es muy bajo, es mejor que lo des por perdido, pero déjale claro que no podrá contar contigo de nuevo.

No te enojes. En este “juego” se trata de sacar a relucir tus habilidades comunicativas y persuasivas. Entiende que los enojos no te devolverán lo que te corresponde y, aunque sea una persona muy cercana a ti, de todas formas es un cliente, ya que ha hecho uso de tus servicios y merece la misma sanción que un cliente normal.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Hazlo por tu propia cuenta. Nunca envíes a otra persona a cobrar lo que te deben si se trata de alguien de confianza, ya que pensarán que no tienes el valor suficiente para pedírselo personalmente. Aunque la razón sea precisamente esa, no debes pedirle a un tercero que interfiera, porque el conflicto es solo entre ustedes e incluir a alguien más acrecentaría el problema.

No hagas lo mismo. Otro gran error es pensar en pedirle un préstamo a nuestro deudor y nunca pagarle para que, de cierta forma, poder cobrarle todo lo que nos debe. Esto solo generará que quiera vengarse y estarían en un círculo vicioso.

No tengas miedo de decirle que no a alguien cercano, ya que tus finanzas son muy importantes y no puedes prestarle a todos. Aunque si estás seguro de que puedes hacer un préstamo lo mejor es que hagas un presupuesto, hablar de días de pago y tomar algunas precauciones como realizar un contrato. Además “eres tú quien decide las condiciones de préstamo desde la mediación y posibilidades de la otra persona” explica Daniela Lozano en la página web Emprendices.com.

Fuente: http://www.emprendices.co/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here